Facebook Twitter Google +1     Admin

Al principio fue la luz

20150326092244-ana-cali.jpeg

Flamenco Viene del Sur. P’atrás

La historia del flamenco es ancha, más por sus lagunas que por sus certezas. Las hipótesis se suceden y las luces siempre están veladas. Sin embargo, reconocemos pilares inamovibles, señas de identidad generalmente admitidas. Existe un origen remoto que, como el norte, no es un punto, sino una dirección. Y a esa dirección apuntan los estudiosos y amantes de este arte.

Los flamencos a veces, cada vez más, no son meros intérpretes. Bucean en la historia del flamenco, en los cantes y grabaciones antiguas, en los nombres y sus logros, en los orígenes y en los rincones.

Conociendo estos andamios, no se canta mejor, no se toca mejor, no se baila mejor; pero se canta, se toca y se baila con más fundamento, con la seguridad de un terreno firme y la dignidad de quien camina en dirección a ese norte.

Ana Calí, bailaora granadina, curtida por los años y el oficio, consciente de está búsqueda, nos propone en esta nueva entrega de Flamenco Viene del Sur P’atrás, una mirada, retrotrayéndose desde mitad del siglo pasado hasta el más remoto pre-flamenco, yendo un poco más allá del mero espectáculo. (La primera función en este ciclo fue hace un par de años con De cobre y lunares, donde desgranaba el más añejo baile granadino.)

En 1942, cuando empieza nuestro periplo, Ana y los suyos se trasladan a Nueva York, donde Carmen Amaya les brinda unos cantes de levante. ¿Puede que la granadina, en esta primera pieza, estuviera algo nerviosa? No así su cuadro, rotundo y seguro, donde una guitarra (Alfredo Mesa) se impone como imprevisible partenaire de limpieza y precisión, y unos cantaores (Sergio Gómez ‘El Colorao’ y Alfredo Tejada), posiblemente de lo mejorcito de esta tierra, le infunden conocimiento y seguridad.

De la Gran Manzana descienden, en 1898, al Puerto de la Havana (sic), en Cuba, en donde interpretan unas guajiras, mientras dan el salto a la Península para proponernos unos Juguetillos por cantiñas en las costas de Cádiz (El Puerto y Sanlúcar). Reconocemos ya a una bailaora segura e integral, en la que destacan su limpieza de pies, su juego de cintura y su apego a la tradición.

Los acordes en off de la soleá de Matías Jorge de Rubio, de 1860 (quizás la soleá más antigua grabada), estrenada por el almeriense Julián Arcas en 1867, reciben a Alfredo Mesa en el centro del escenario para interpretarla, en un solo de guitarra memorable, aunque sea un remedo de la misma pieza grabada po Javier Conde hace unos años.

Madrid-Cádiz- Granada es un viaje obligado a principios del siglo XIX, donde el Polo Tobalo toma protagonismo en las voces exactas de los dos cantaores haciendo los ayes al unísono, antes de participarnos, hacia 1835, unas Playeras, o plañideras, que son la puerta de entrada de las seguiriyas.

La Zarabanda, el Romance y la Arbolá son sólo bellas pinceladas al baile de esencia que nos preparan para el final, La Gitanilla, basada en la obra cervantina de 1605, que llega con el pregón de Macandé y el romance del Negro del Puerto.

Una gran obra que irá creciendo con el tiempo; una buena propuesta la de Ana y los suyos, que nos aparta un poco más ese velo ancestral con que cubrimos el flamenco y nos muestra que al principio fue la luz.

Jueves, 26 de Marzo de 2015 09:22 volandovengo #. Flamenco

Comentarios » Ir a formulario



gravatar.comAutor: Carlos Martín

Estimado Jorge,

Soy parte del equipo de producción del espectáculo P'atrás de Ana Calí. En primer lugar, quisiera agradecerte tu presencia en el teatro y la crítica que nos has hecho. Solamente quisiera puntualizar algunas de las cuestiones que en ella tratas.

En primer lugar, respecto al segundo número, el Punto de la Havana, empleas el adverbio "SIC", cuando no citas exactamente lo que ponía en el programa (pues "Puerto de la Havana" no era el título exacto); imagino que pretendes aludir al error gramatical de escribir La Habana con "V". Absolutamente conocemos la manera ortográfica correcta para hacer referencia a la capital cubana, pero, dado que este proyecto es fruto de una investigación profunda, tomamos la decisión de utilizar una de las formas gramaticales empleadas durante el siglo XIX (escribirla incluso sin "H" ya resultaba excesivo). Nos pareció demasiado arrogante incluir el adverbio SIC en un programa de mano.
Respecto al último de los números, cuyo título en el programa de mano era "La gitanilla, 1605", no era una obra basada en la obra cervantina que ni tan siquiera fue escrita en 1605, sino en 1613 como el primero de los relatos de sus Novelas Ejemplares, en él se alude a unas celebraciones que tuvieron lugar en 1605 en cuyo ambiente se interpretaron una serie de cantes, siendo una de las primeras ocasiones en que se alude a "los corríos" como tal, y es que no sólo fueron pregones lo que se interpretaron en este último número, sino los corríos que magistralmente cantaron Alfredo y Sergio.

Espero, con estas puntualizaciones, haber contribuido al incremento de tus vastos conocimientos y a la inclusión de nuevos cantes en tus registros como es el "Punto cubano" o "Punto de La Habana/Havana/Abana" como cante que da origen a la guajira o "los corríos", coetáneos o posiblemente más antiguos que los pregones; o incluso a profundizar en el conocimiento de la exquisita obra cervantina. Esperamos que este P'atrás haya supuesto y suponga un P'alante para todos, ya sea en el conocimiento nuevas realidades o en nuevos éxitos como el de este lunes.

Un abrazo,

Carlos Martín







Fecha: 26/03/2015 12:47.


gravatar.comAutor: volandovengo

Carlos, el sic no denuncia un error en la grafía, aunque pueda parecer incorrecta, se ha escrito a conciencia. Es una advertencia más para un lector descuidado que para el escritor 'listillo', que quiere dar lecciones.
Lo de 'La Gitanilla' me ha parecido que, a la larga, podía tener relación (coincide en la época) En cualquier caso es una derivación personal y, como tal, la he escrito.
Manifiesto ampliamente, por otra parte, el magisterio de Alfredo y Sergio (como de toda la compañía). Al final de mi crónica, quizá me precipito por no alargarla más.
Gracias por tus 'puntualizaciones'. Espero, en futuras vistas, afinar un poco más para que se me lea sin contratiempos.

Fecha: 27/03/2015 08:50.


gravatar.comAutor: Mercedes

Carlos Martín, leo habitualmente todo lo que se publica en este blog, un blog no sólo de flamenco, sino que abarca muchísimas áreas, artículos, post de persona cultivada. No me parece que sea este el sitio dónde tú tengas que hacer los comentarios, dónde vengas a enseñar cómo usar la palabra o introducirte donde estoy convencida de que no llegas. Lo que se debe es estar agradecido porque una persona dedique un tiempo a escribir con la exquisitez con la que lo hace Jorge sobre un espectáculo. Nunca me gustó el tono irónico, ese que pretende superioridad,ni el que va de profesor. probablemente tengas tanto que aprender. Me ha parecido un inoportuno comentario "Son muchos los enteraos y pocos los entendidos"

Fecha: 27/03/2015 11:04.


gravatar.comAutor: Antonio Sánchez

Quien escribe está sujeto a crítica, como quien baila, canta, pinta, y lo muestra al mundo. No digamos ya el crítico que por oficio debe saber aceptar lo que le canten de vuelta. Sigo tu blog, Jorge, y, sin ánimo de ofender, con frecuencia es de una pedantería que echa P'atrás. Salud para disfrutar la vida, que dicen por aquí.

Fecha: 27/03/2015 17:41.


gravatar.comAutor: maría angustias

Entrar "con frecuencia" a un blog y luego llamar pedante a quien en él escribe está muy, muy feo. Cuando a uno no le gusta una cosa no entra más. Pero si lees a menudo a Jorge a lo mejor es que te gusta más de lo que quieres admitir.
Por otra parte a mí, que no entiendo de flamenco, me parece más una crónica que una crítica, escrita de una forma exquisita y magistral, como acostumbra el señor Fernández Bustos, donde halaga las formas de Ana y los suyos.

Fecha: 27/03/2015 18:04.


gravatar.comAutor: Raúl Comba

Vamos a ver, el esfuerzo de una producción y un estreno nunca se cubre con una primera función ante 300 espectadores. Hay que agradecer a personas como Jorge que se preocupan de testificar y difundir los méritos de esa producción multiplicando su audiencia y dejando registro de lo acontecido, además con el estupendo estilo con que lo hace.

Fecha: 27/03/2015 19:03.


gravatar.comAutor: Antonio

Leo con mucha frecuencia este blog. Estimado Antonio Sánchez: me recuerdas a Eugenio Noel (si no sabes quien es búscalo en Google) y a Valle Inclán (si no sabes quien es búscalo en Google). Me alegro que leas este blog. Solo así puedes criticar. Pero es de un mal gusto enorme criticar de la manera que tu lo haces. Si no te gusta lo que lees, no leas. En mi opinión el pedante eres tu al contestar así en este blog. Dime donde escribes tu que quiero leerte.
Jorge, a palabras necias...

Fecha: 27/03/2015 21:43.


gravatar.comAutor: Carmen

Soy profesora y tengo una máxima respecto a mis alumnos: Alaba los progresos de forma pública; corrige los errores de forma privada. Es una técnica que funciona muy bien, las personas aprenden y agradecen las críticas.
Esto lo digo por el primer comentario. Parece que quiere hacer ciertas precisiones o rectificar algún error de apreciación, pero lo hace en un tono de tal suficiencia que da la impresión de todo lo contrario... es como el que está pendiente del más mínimo fallo, por irrisorio que sea, para señalarlo al público con toda la parafernalia.
La "crítica" del Sr. Antonio Sánchez sólo es "mala baba".
No soy entendida en estas artes, pero sí entiendo bastante de las formas de expresión y de los significados denotativos y connotativos de los discursos.
Creo, como María Angustias, que Jorge ha hecho más una crónica que una crítica; y creo también que es un escrito exquisito.
No todos los que tienen conocimientos son sabios... tampoco todos tienen "savoir faire", que dirían los franceses.

Fecha: 27/03/2015 22:51.


gravatar.comAutor: volandovengo

No sólo el crítico está sujeto a las críticas, sino todo aquel que se muestra públicamente. Una forma de rematado masoquismo es volver al origen de nuestros padecimientos, es decir, seguir leyendo lo que nos desagrada. La mente estrecha suele confundir pedantería con erudición ('zapatero a tus zapatos').

Fecha: 28/03/2015 08:16.


gravatar.comAutor: Carmen K. Salmerón

¡Válgame Undebel (también undibel, undevel y undivel) la que se ha liado!
Por partes. Hay que ir por partes.
Se trata de una crónica literaria con pinceladas someras de crítica. El texto está impoluto. Cualquier artista que al día siguiente de la presentación de su espectáculo lea publicado un texto como éste, no puede más que sentirse feliz. Feliz y agradecido, pues no se trata ni de una crónica babosa, de esas que diluyen la veracidad como se diluye el azúcar en el agua, ni de una crítica devastadora cuya veracidad quedaría igualmente en entredicho. Como espectadora, he sentido unas ganas profundas de ver el espectáculo. Como comentarista de flamenco (profesión de la periodista que escribe estas líneas), también.
Sí, es cierto, Habana, Avana, Abana han convivido en las coordenadas espacio tiempo (como seguiriya, seguirilla, siguirilla, seguirilla, por ejemplo).
En cuanto al momento “gitanilla”, personalmente desconozco la posible afición de Cervantes al flamenco, presumiblemente ninguna, pues aún no existía este arte como tal.
Permítaseme decir que la labor de un especialista es transmitir a la opinión pública su criterio profesional, no siempre bien aceptado. De la misma manera que la lluvia no siempre es bien recibida, o la nieve, o el sol.
“Al principio fue la luz” es un titular que define la belleza que se va a encontrar en el espectáculo. Invita, además, a su lectura.
Por otro lado, como apunta algún comentario, uno sigue a quién le gusta (su manera de escribir, de sentir, o de cómo se arregla el pelo -ésto es muy flamenco, por cierto-). Para contrastar opiniones, bien está leer el periódico que a uno le gusta, así como de vez en cuando echar un vistazo a otros, pero no seguirlos, en mi modesta opinión.

Por cierto, “Salud, para disfrutar de la Vida” ¡es una frase mía! Mía y de la GFP (gastronomía flamenco punk); sin fronteras (quiero pensar).
¿Es mejor el color blanco que el negro? ¿el verde que el rosa? Para gustos están los colores. Nada más.

Esta es mi opinión. Discutible, claro.

Alguien puede decir: “¿quién es Carmen K. Salmerón?”. Bien, a grosso modo, diremos que soy la primera mujer guionista de un programa flamenco en la Historia de la TV, “Algo más que flamenco”. La primera mujer, la primera persona, más allá de sexo, que consiguió que el flamenco fuera portada de “El País de las Tentaciones”, con Raimundo Amador. La periodista que “criticó” una producción de Ricardo Pachón a Yolanda Ramos, en la revista desaparecida ya, lamentablemente, Alma 100, por la que el productor contactó con la revista para felicitarme por la honestidad de mi crítica hacia el disco. Digo esto por situar al lector.

El flamenco es universal (qué buen título, de José Manuel Gamboa).
Salud, para disfrutar de la Vida.

Fecha: 30/03/2015 22:01.


gravatar.comAutor: volandovengo

Gracias, Carmen K. Salmeron, por tu opinión siempre bien recibida y acertada como aficionada y profesional de este arte. No sé qué pudo pasar ni en que detalle se torcieron los cables, pero creo que diste en el clavo diciendo que es una buena crítica, positiva y alentadora. No quiero pensar si fuese lo contrario...

Fecha: 31/03/2015 21:17.


gravatar.comAutor: volandovengo

Y gracias también a Mercedes, María Angustias, Antonio, Raúl Comba, Carmen y todos los que apoyan la crítica libre y constructiva.

Fecha: 01/04/2015 09:54.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris