Blogia
volandovengo
Prueba Amazon Prime 30 días gratis

Flores por Haití

Flores por Haití

Hace años que el efecto mariposa anidó en nuestras mentes. Lo que ocurre en cualquier punto del globo, gracias a la eficacia de los medios de comunicación, nos estremece. La solidaridad es un deber moral, un deber social, un deber mundial. Si para algo vale la aldea global es para tendernos las manos unos a otros y dar la vuelta a la esfera terrestre sumando nuestros anhelos.

Hace años que los flamencos son conscientes de que una cadena se rompe por su eslabón más débil. Por eso hay que reforzarlo, hay que mimarlo como mejor se pueda. Los flamencos, desde su posición, saben que su granito de arena es necesario, que su altruismo está pagado en sus corazones, que mañana quizá los necesitados seamos nosotros.

El terremoto de Haití, como tantos desastres naturales (y, lamentablemente, artificiales) ha movido actuaciones en todos los países desarrollados (y no tanto) para recaudar fondos, para ofrecerles la ayuda que necesitan. Algunos particulares (asociación de vecinos y otros) del pueblo de Monachil decidieron celebrar un Festival Flamenco el viernes pasado en beneficio de los afectados haitianos, del que se han recaudado uno 3.000 euros, que han sido entregados a la Cruz Roja para hacérselos llegar de la mejor manera posible.

Los artistas granadinos a los que se ha llamado han respondido sin condiciones. Representantes de la Cueva de la Rocío, con Rafi Heredia a la cabeza, abrieron la velada con un apunte de su habitual zambra: alegrías, bulerías y boda incluida. Nada más acabar, marcharon a su lugar de trabajo.

Esther Crisol, con una trayectoria muy particular, comenzó con la caña, siguió con unas granaínas muy aplaudidas y terminó por cantiñas.

Un paréntesis en la velada lo puso Encarnita Martínez, que con gracia y memoria hizo un recitado sobre la “Feria en Granada”, acompañada de un grupo de chicas bailando sevillanas y adornando la escena con sus abanicos.

Antonio Gómez ‘El Colorao’ impuso su dominio cantando por tientos-tangos, unos cuantos fandangos estremecedores y “Mi Mama”, su gran balada flamenca.

Para terminar, con elegancia y color, Silvia Lozano, acompañada de Sergio Gómez al cante y Alfredo Mesa a la guitarra, bailó unas bulerías.

* Antonio 'El Colorao' y 'Tente' (foto de archivo, © Antonia Ortega).

0 comentarios