Blogia
volandovengo
Prueba Amazon Prime 30 días gratis

Aprobado con nota

Aprobado con nota

Después de la academia, la cueva y el tablao constituyen la escuela imprescindible de la bailaora y el bailaor granadinos. Bailar a diario para el visitante, con mayor o menor conocimiento, que llega a esta ciudad, no sólo es la fragua donde se forja el flamenco, sino el trampolín donde se prepara el bailaor, se le exige y se autoexige y se liman sus impurezas para entrar a formar parte de una compañía o remar su canoa en solitario.

Por otra parte, tanto el tablao, como la cueva, como el artista en particular, se deben al turista, que desea ver flamenco a grandes rasgos, con sus tópicos, con sus vestidos y peinetas, con sus jaleos... Es por esto que, cualquier obra que se presente en estos foros siempre tendrá el marchamo de flolklore-para-turistas.

El miércoles, el Tablao Flamenco Albayzín, inauguro nuevo espectáculo coincidiendo con la nueva temporada 2007-2008. “Flamenco Puro” es un recorrido por los palos más festeros de este arte protagonizado por el baile singular de cada uno de los miembros de la compañía. Al comienzo, cada bailaora dio un apunte por bulerías, para continuar con el baile individual. Kika Quesada abordó unas admirables seguiriyas, Lidia Pousa bailó por soleares, Isa Vega se fue a Cádiz y Patricia Guerrero paseó con duende los tangos del Camino. Si Kika es la pasión y Lidia la frescura, Isa es la fuerza y Patricia un poquito de todo. Muy aplaudidos y ovacionados los dos bailaores en su reto por bulerías.

Las guitarras, el violín y la flauta estuvieron a la altura. El cante, correcto, aunque quizá con menos fuerza de lo esperado. Lo que chirriaba se cogiera por donde se cogiera era la danza del vientre en mitad de la sesión, aunque su trasfondo fuera “La Tarara” de García Lorca. Su justificación sólo se entiende cuando el visitante demanda algo distinto, un quiebro en el torbellino flamenco que se le ofrece.

Como conclusión ya digo: la obra en sí es de flamenco a granel; cada artista por separado tiene su verdad, merece la pena ver su entrega; el Tablao Albayzín es francamente recomendable para quien se acerca a Granada y quiere ver nuestro arte en esencia, sin aspavientos, nuestro flamenco puro.

0 comentarios