Blogia
volandovengo
Prueba Amazon Prime 30 días gratis

Exceso de madurez

Exceso de madurez

Qué sería del mundo si la última palabra fuera: madurez

(Doktor Faustus, Thomas Mann)

Cuando Torrente Ballester escribió su Don Juan, confiesa en su prologo, lo hizo por un "empacho de realismo". Así, le da una visión gallega, es decir, fantasiosa, al mito del sempiterno seductor y de su inseparable Leporello, que Gonzalo no duda, según la imagen de su tierra en convertirlo en un ser poseído felizmente por un diablo.

De igual manera yo denuncio la excesiva madurez de la gente a mi alrededor, la continua circunspección, el rostro alargado y la mueca de palo. Denuncio a quien levanta por encima de todo una cruz, una bandera, un ideal.

Nunca me ha conmovido el redoble de tambor ni el paso de la oca ni el canto triunfal.

Siempre he perseguido la sonrisa y he apagado el llanto. He preferido el desequilibrio a la seguridad, el desorden al cosmos, el bostezo a la razón.

La vida son cuatro días y si tres estamos de luto y uno en vísperas ya me diréis. Perdonemos por encima de todo, arrojemos flores a las bombas (como en la Revolución de los Claveles portuguesa), besemos la mirada aviesa, propongamos juegos al destino que viene gris, saltemos cuando todos caminan seriamente...

Cuando el mundo vaya en serio con nosotros, nosotros podremos ir en serio por el mundo. Si nos vamos a morir de todos modos (parece una paradoja, pero la muerte es lo único cierto en la vida), por qué nos empeñamos en matarnos.

Cuando el cambio de siglo era inminente, quise elaborar un cartel de propuestas para este milenio. Nunca lo confeccioné ni nunca, como es natural, vio la luz. Pero una de sus propuestas era la de subirse a la mesa de un café y desnudos de cuerpo y alma gritar a los cuatro vientos que queremos a todo el mundo. "Os quiero a todos", "Te quiero a ti y a ti y a ti". Así hasta llegar a todos los parroquianos.

(No es exactamente lo que quería decir, pero así lo he contado y así lo doy por válido, quien quiera que se una a mi huelga de comicidad.)

4 comentarios

volandovengo -

Los inmaduros son los que se quedan en el árbol, los demás se caen o se los comen. Me parece bien tu apunte sobre los espacios abiertos, pero, en mi propuesta, el público es necesario.

conpatines -

Comentario: Es una pena, pero el exceso de madurez nos rodea, a mi recientemente me han clasificado de inmadura, y me ha gustado más que que me dijeran un buen piropo.
Lo de la mesa de un bar me encanta pero siempre he sido de espacios abiertos no se delante de un tajo, o un acantilado... me parece que me gusta mas.



Bss

volandovengo -

¡Ole! por mi primer seguidor.

Mario -

Me apunto