Blogia
volandovengo
Prueba Amazon Prime 30 días gratis

Mi primer cuento

Mi primer cuento

Mi hijo Juan, de 6 años, tuvo una invitada en casa este sábado, Mariana de 10 años. Por la bondad de la chica, entre otras cosas, hacen buenas migas, a pesar de la diferencia de tamaño.

Toda la tarde estuvieron jugando, merendando, jaleando y pateando la casa como sólo dos niños saben hacer, como sólo un padre permisivo tolera.

Cuando empezaba a oscurecer, hice que se arreglaran un poco y me los llevé a cenar a la calle, justo cuando habían decidido escribir un cuento a medias.

Durante el camino, la comida, el regreso y el helado estuvieron elucubrando sobre el tema, el título y la repartición de la escritura. Quedaron en que Juan proponía la primera parte y Mariana llegaba hasta el final.

Cuando se despidieron (la madre de Mariana vino a buscarla) ya tenían un argumento cerrado. La historia era de Gormiti, basada en los muñequitos multicolores que invaden la casa y los dibujos animados del mismo título a los que están todos los niños enganchados.

Al día siguiente, domingo, el niño se levantó antes de que dieran las nueve con el único propósito de encender el ordenador y comenzar el relato.

Todo a su orden, impuso la autoridad paterna. Así que, después de lavarse vestirse y desayunar, le abrí el procesador de textos y, al rato, me pidió que le imprimiera lo siguiente (después de corregir por mi cuenta algunos errores ortográficos):

Luminor sale de su escondite

Todo empezó en casa de Nick y Toby y también estaban Lucas y Jessica y se fueron al parque donde Rasel los asustó y se fueron al templo de los elementos y se metieron por el agujero que conduce a Gorm y se tiraron por el agujero mientras Lord Magmion espera a que salga Oscurio y hace un hechizo y dejó a Jessica y Nik congelados.

Continuará…

Hoy nuevamente lo recojo del cole y, al hablar por teléfono, me ha dicho que tiene ganas de llegar a casa para escribir otro cuento.

Pensando si debía o no preocuparme por la precocidad de un niño de seis años, me cantó una canción que se había inventado. Todos los chicos se inventan letrillas, pensé. Pero ésta la canta en inglés.

9 comentarios

volandovengo -

Qué le voy a contar a una madre...

B -

Es verdad, todos los niños tienen cosas estupendas, por ejemplo, el hecho de ser niños ya lo es.
Pero como hablábamos una vez, igual que para cada uno su dolor es el que más duele, las cosas de nuestros hijos son las que más "nos tocan" y es fantástico ver a un padre o a una madre felices por lo que su hijo es y decirlo a boca llena.

volandovengo -

B, en realidad pienso que los niños de ahora nacen ya "aprendidos". A veces me da pudor cantar las originalidades del mío, pues todos tienen cosas estupendas. No sé quien dijo que habiendo tantos niños exclusivos, por qué había tantos adultos mediocres.

volandovengo -

Alberto, todavía es pequeño en niño para convertirlo en nada. Además, sería un error decidir por él. Los padres nos debemos limitar a abrir puertas.
Paco, me alegro de tenerte por aquí. Supongo que nos parecemos bastante y, por suerte, tiene también mucho de su madre. Tu propuesta del "encuentro friki" en Gor es magnífica. A ver si cunde.

B -

Pero Jorge ¿qué esperabas?.

Paco Campuzano -

Hola Jorge, tu hijo es clavado a ti en lo físico y, por lo del cuento, también en lo espiritual y, por sus amistades, también en su precocidad y, .... se me acaba de ocurrir, al leer lo de los Gormitis, que en el pueblo granadino de Gor podría celebrarse el encuentro friki “Gor-meeting”, encuentro en Gor de frikis de los Gormitis. ¡Eah!

Un abrazo,

Alberto Granados -

Bueno, pues dale cancha, a ver si se te convierte en un gran escritor.

volandovengo -

Sí, la verdad es que está permanentemente sembrado. ¿Tendrá algo que ver su nombre?

Juan -

no me gusta emplear esta palabra tan de moda hoy dia, pero mi tocayo es "un crack"... Un abrazo!!