Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Marzo de 2012.

Toná

Tengo a mi mare mu’ mala,
ingresá en la residencia,
que por no hacer na' de ruido
se me muere y no se queja.

Jueves, 01 de Marzo de 2012 11:52 volandovengo #. Flamenco Hay 6 comentarios.

'Extremo Jondo' en Marbella

20120302120706-moneta2.jpg

Creo que con ésta son cuatro las veces que he visto Extremo Jondo de La Moneta en directo, más otras tantas en el DVD (a la venta desde el mes pasado), y estoy convencido de que cada día es un espectáculo diferente. Y no sólo la obra en sí, que se enriquece con el tiempo, o con los actuantes, que esta vez han sido distintos, sino sobre todo por su protagonista, por la misma Fuensanta que se reinventa a cada paso y se deja llevar por las sensaciones del momento sin perder la esencia.

Así, con nuevos músicos, Extremo Jondo llega a Marbella para conquistar un teatro que por desgracia estaba medio lleno. La estructura es la misma de siempre, dos bloques de cantes, en un total de nueve, separados con un poquito por levante, para que la bailaora cambie su vestido. Ella le baila al cante directamente y a las sensaciones de la música y el compás.

Es natural que esas impresiones muden, pues cambia el momento y, como en este caso, cambia el cantaor, en lugar de Miguel Lavi será David ‘El Galli’, y el guitarrista, en vez de Miguel Iglesias arropará Luis Mariano. A la percusión sigue el mismo Miguel ‘El Cheyenne’.

La primera parte comienza con una toná que en seguida pasa a ser caña, después abandolaos (un nuevo añadido a este espectáculo), alegrías y se remata con una minera tan sólo de guitarra y baile. Claramente observamos la complicidad de este nuevo grupo, no obstante han coincidido en otras ocasiones. El Galli, tiene un día espectacular y canta como nunca, rebusca en su interior hasta encontrar ese quejío que hace estremecer y que a los aficionados tanto nos gusta. Luis Mariano, con su sonido impecable, se deja llevar por la magia del momento, imponiendo su sonido sacromontano, lleno de frescura, dulce y rabioso a la vez. Miguel ‘El Cheyenne’ sigue con su tónica de respeto y ritmo extremo, que dimensiona la sombra ya alargada de La Moneta. Entre los cuatro convocan al duende, ese tan caprichoso, que no siempre aparece, llenando la noche de pellizco y solera.

La bailaora se siente a gusto e inspirada, le concede un amplio margen a la improvisación y a las nuevas tonalidades. Los abandolaos, que terminan con fandangos del Albaicín, como ya he dicho, en una nueva apuesta, y las alegrías las rehace sobre la marcha. El bello toque minero de Luis, lo baila en la penumbra, dándole un encomiable protagonismo a la guitarra.

En el tácito intermedio, cuando la artista desaparece, el cantaor a pie de escenario entona una taranta de muchos quilates que culmina con los fandangos Contando los eslabones, que Morente grabó en su trabajo Se hace camino al andar de 1975. David lo adapta a su estilo y sus melismas, creando un producto tan bello como reconocible.

La segunda parte, más festera que su precedente, comienza por bulerías que encierran livianas y serranas en su mitad, donde el cantaor interactúa con una Fuensanta que se muestra desafiante y creativa, encendida y picarona. El micrófono de su pie se suelta en ese instante viéndose obligada a desaparecer por unos minutos. A pesar de la megafonía aludida, es imposible luchar contra un piso desagradecido que se muestra sordo y duro y que exige de la bailaora un doble esfuerzo (como comentaba ya relajada a su final “el suelo me absorbe toda la energía”). Termina la función con tientos-tangos, que comienzan, por el problema descrito, con cante y guitarra. La Moneta se incorpora en los tangos con nuevas fuerzas, creciéndose ante las dificultades, cantando como el cisne a los postres. Todo el fondo de la bailaora se manifiesta a borbotones, ronea, seduce y muestra ese poso granadino que por supuesto atesora.

* Foto de Niguel Ángel Molina© (agosto 2011).

Viernes, 02 de Marzo de 2012 12:07 volandovengo #. Flamenco No hay comentarios. Comentar.


El amante lesbiano

20120303110753-el-amante-lesbiano.jpg

Hace ya algún tiempo leí esta obra de José Luis Sampedro, de la que saqué la conclusión que, a la vejez, este barcelonés gozaba con devaneos sexuales prohibidos. Podías pensar varias cosas, o la abogacía por una apuesta del amor libre en sus diferentes estadios o el canto del cisne de un erotómano posiblemente más teórico que empírico. Ahora estoy leyendo La vieja sirena, de este mismo autor, una novela entre histórica y fantástica, mitológica incluso, desarrollada en la Alejandría del siglo III, donde ya apuntaba la idea del amante lesbiano, centrada en un hombre que se hace mujer empitonado por una mujer (¿una tríbada?) a la que le gustan las de su mismo sexo.

Entre poético y cargante, con una fina concesión a la vulgaridad, este libro consta de más de 700 páginas posiblemente prescindibles, pero necesarias para contemplar la arboleda del pensamiento sampedriano, si se me acepta el término. Cuando acabe (voy por la mitad del volumen) podré opinar con perspectiva.

El otro día, departiendo con Jesús Ortega y otros amigos, sobre las ideas de este catedrático de estructura económica y, sin embargo, pensador, recordé lo más interesante de El amante lesbiano, al menos para mí, que es la teoría antedicha sobre las relaciones en el amor (en el sentido más espiritual y visceral, al mismo tiempo, que se puede tener). He querido citar de primera mano, pero, por más vueltas que le he dado a la novela, no he encontrado donde relacione las ocho formas propuestas de comportamientos amatorios.

Sampedro hace la clasificación desde lo heterodoxo, por abundante y tradicionalmente admitido, hasta lo más ladeado, por su combinación extrema. Así tenemos al hombre que siente como hombre y ama a una mujer y a la mujer que siente como mujer y ama a un hombre, que son los heterodoxos; al hombre que siente como mujer y ama a un hombre y a la mujer que siente como hombre y ama a una mujer, que son los homosexuales; al hombre que siente como un hombre y ama a otro hombre y la mujer que siente como mujer y ama a otra mujer; al hombre que siente como mujer y ama a una mujer (el amante lesbiano) y a la mujer que siente como un hombre y ama a un hombre.

Aparte de estas combinaciones, el catalán se interna por las infinitas bifurcaciones del sexo, sin llegar a Sade, y habla sin pudor tanto de formas y juegos, como la sumisión o el sadismo, hasta las prácticas entre dos o más actuantes (menages), pasando por la acumulación de las varias formas de sentir antedichas en una misma persona, admitiendo la bisexualidad y la androginia, e incluso el hermafroditismo.

Los ángeles, para ser ángeles, siempre lo he pensado, no pueden ser asexuados sino hermafroditas.

Sábado, 03 de Marzo de 2012 11:07 volandovengo #. Algunas cosas y demás verdades No hay comentarios. Comentar.

Impresenteibols en La Tertulia

20120305114748-impresenteibols-en-la-tertulia.jpg

A la salida del concierto, el pasado primero de marzo en La Tertulia, Javier Cobo, miembro de los Impresenteibols me dio un disco de su grupo, una grabación en directo, en no sé qué local de copas, que en su carátula tan sólo reza el título del cedé (y, me imagino que, del espectáculo), No por mucho trasnochar se amanece acompañado. Es una grabación silvestre, a pelo y en familia, que tan sólo cuenta con la voz, la guitarra y el cazú de Javier, la guitarra eléctrica y los coros de Pepe Olmedo (Alfonso en el concierto, en acústico) y el clarinete y la percusión de Manuel José Pérez, ‘Manu Palma’, que no estuvo presente en el recital del jueves.

Simpático donde los haya, el grupo versiona (por poner algún adjetivo) canciones de los Beatles, Bob Dilan, Sting, Marley o los Jackson Five, por ejemplo. Más que versionar, como digo, le cambian la letra inglesa por un sonido semejante en español, con toda la gracia, la frescura y la complicidad que se pueda tener. Sus estrofas, entre la melancolía y el amor explícito, no tienen desperdicio.

Así Twist and shout es ‘Tuesta el pan’, When the saints go marchin’ in es ‘Cuando José baja a Motril’ o Stormy Weather es la impagable ‘Estoy breva’.

Una de las bazas importantes de este grupo granadino es el directo y la interacción con el público, a los que insertan en el desarrollo de su discurso humorístico musical y lo animan a hacer los coros.

Como su nombre indica, se sienten orgullosos de ser Impresenteibols y que sus ganas de diversión estén por encima del resultado final de su acercamiento musical..

El disco, si os digo la verdad, no he podido oírlo entero, pues sus devaneos, la mala acústica y el muestrario desafinado en algunos temas es superior a mi aguante. Pero, repito, este es un grupo para ver en directo, sin complejos y para su lento saboreo.

* Un momento de la actuación (foto de Palma Amorós Rodríguez©, sacada del facebook de Javier Impresenteibols).

Lunes, 05 de Marzo de 2012 11:47 volandovengo #. Día a día No hay comentarios. Comentar.

La muerte doble

20120306072414-bustos.jpg

El enfermo de alzheimer, la enfermedad más cruel, empieza a recorrer un pasillo largo, aunque finito, y oscuro, cada vez más oscuro, donde una mano invisible lo va borrando por dentro mientras el cuerpo no sufre, si acaso se deteriora por dejadez, no por erosión. Es como sufrir el ataque con una de esas bombas químicas que matan a las personas pero las casas las deja nuevas.

El enfermo de alzheimer, la enfermedad del olvido, se entre-corchetea para la vida y comienza ese descenso particular y sin retorno hacia el vacío más absoluto, traspasando nuestra dimensión y convirtiéndose en ese fantasma, en ese muerto viviente, que espera la muerte definitiva para por fin descansar.

El enfermo de alzheimer, la vida ausente, muere dos veces. La primera es la muerte sensitiva donde el cerebro cierra la persiana y cuelga el cartel de que se ha ido (o que se está yendo), sin especificar el cómo ni el cuándo.

Ayer y hoy, hoy y ayer, cinco y seis de marzo de dos mil doce, mi segundo apellido, en tinieblas desde hacía tiempo, se ha tintado definitivamente de negro.

Martes, 06 de Marzo de 2012 07:24 volandovengo #. Algunas cosas y demás verdades Hay 10 comentarios.

Pensador

20120307094620-pensador.jpg

Antes de escribir, ya lo he dicho en alguna ocasión, pintaba y sobre todo dibujaba. Recuerdo que, en los márgenes de mis libretas de apuntes, en las portadas de dichas libretas, en los cartapacios y en los libros incluso, los rellenaba con personajillos espontáneos, a veces en vez de atender al dictado del profesor de turno, siempre con bolígrafo azul o negro.

Miércoles, 07 de Marzo de 2012 09:20 volandovengo #. Aprendiz de pintor No hay comentarios. Comentar.

David Carmona en Metáfora

20120308115334-david-carmona.jpg

Todavía es un ulular de sentimientos y equilibrios. Puede que sea un secreto, pero las voces traspasan las paredes. Metáfora, el montaje del Ballet Flamenco de Andalucía, a la cabeza del cual figura Rubén Olmo, que inauguró recientemente el XVI Festival de Jerez, lo tendremos en Granada durante el mes de a gusto, en la oferta del Generalife y Lorca, que este año quizá deje descansar al poeta.

Todo son suposiciones, pues con los últimos avatares políticos, con el posible cambio de gobierno en Andalucía y con la crisis que tenemos encima, lo más fiable es la conjetura.

Otro argumento que nos hace pensar en la acogida de ese ballet en la ciudad este verano es que, después de Jerez, la obra de Olmo se presenta en prácticamente todas las provincias, en el ciclo Flamenco Viene del Sur, menos en Granada.

La función no la he visto, ni en su estreno ni en Málaga ni en Sevilla. Y no la veré posiblemente hasta que venga a nuestra tierra. Pero sí, en parte, le he querido hacer el seguimiento porque entre sus miembros destacan dos jóvenes flamencos granadinos.

Leyendo críticas diversas, la obra no se salva se coja por donde se coja, a pesar de los grandes valores que conlleva, ni siquiera su director o la gran Rocío Molina no reciben el aplauso general.

Un montaje dispar y equívoco, expone sus mejores cartas, empatando la partida en el mejor de los casos. Pastora Galván es la bailaora más alabada (personal y sorprendente, derrocha sabor, Estela Zatania en deflamenco). Destaca también, con fuerza indiscutible, nuestra paisana Patricia Guerrero (una firme apuesta por el baile pleno de movimientos limpios, Patricia Moreno en jerezjondo).

Pero, quien arrasa sin discusión es el guitarrista David Carmona y su composición musical para gran parte del espectáculo. Estas son algunas de las palabras que, en solitario o en compañía, se han vertido sobre él:

La indudable calidad musical de la Suite flamenca sitúa a David Carmona en la cima de la sublimación de los sentimientos. Este joven granadino, siguiendo los pasos del maestro Manolo Sanlúcar, ha conseguido que el arte logre su fin, esto es, otorgar belleza y deleitar a quienes aprecian la obra artística (El Mundo, Manuel Martín Martín).

Toda la parte gozó de la música de otro joven, el guitarrista David Carmona, que le dio el necesario acento y jondura a la suite, tanto en la composición como en la interpretación (El País, Fermín Lobatón).

La música de David Carmona y el exquisito baile de la sevillana Pastora Galván fueron los puntos álgidos de la noche (…); algo original y que elevaba la excelente música compuesta por el guitarrista David Carmona (jerezjondo, Patricia Moreno).

Yo me quedo con Pastora, y también con el cante de la guapísima Fabiola y la guitarra de David Carmona (deflamenco, Estela Zatania).

Para la primera cara de esta Metáfora, David Carmona había diseñado una partitura guitarrística, que si bien se cargaba de los evidentes ecos de Manolo Sanlúcar, no dejaba de ser de una belleza indiscutible (…). La taranta, 'En sueño', hicieron brillar tanto a Patricia Guerrero como a David Carmona (lavozdigital, Javier Prieto).

Y menos mal que el granadino David Carmona, inspirado y grande, nos ofreció una música exquisita de belleza que emocionó de principio a fin, sobre todo cuando dejó en el aire una taranta irrepetible ejecutada con una técnica precisa y preciosa. Llegará donde quiera este joven guitarrista a poco que se empeñe y se le apoye un poco (aticoizquierda, Paco Vargas).

El guitarrista David Carmona, uno de los jóvenes valores a las seis cuerdas se ha encargado de componer 'Suite Flamenca (loscaminosdelcante).

* Foto de Nono Guirado© (fragmento).

Jueves, 08 de Marzo de 2012 11:53 volandovengo #. Flamenco No hay comentarios. Comentar.

Parejas

20120309104545-luis-y-ana.jpg

El pasado miércoles, 7 de marzo, estuve en La Tertulia, en un recital de apoyo al pueblo de Grecia, con el tácito lema de que ‘Grecia somos todos’. Nunca mejor dicho, esa sentencia, que se está convirtiendo en un tópico reivindicativo, en este caso tiene todo un poso de realidad. Puede que seamos los europeos que somos, los humanos que somos, gracias al pueblo heleno, padres del pensamiento y de la democracia, sin contar su aportación al teatro, a la escultura y al amor.

Organizado y dirigido por Nancy Azanasía Karantzia, de evidente origen griego, fue una noche interesante, variada y dinámica. Los poetas comenzaron, Alfonso Salazar, Juan Carlos Friebe y Pedro Enríquez, leyendo sus creaciones, alguna escrita para la ocasión. Carlos Andreoli comenzó el apartado musical acordándose de Javier Egea y su Noche canalla, para terminar en la noche del Albaicín. Ana Sola, al cante, y Pilar Alonso, a la guitarra, esparcieron un poquito de flamenco agradecido, con una soleá y una gacela de Lorca aflamencada, cercana al tango.

El increíble MagoMigue hizo un juego de cartas impresionante, al que aún estoy dándole vueltas, y, con ayuda lectora de Salazar, una cuera y unas tijeras, compuso una historia sobre los recortes con un corta y pega asombroso.

Terminó la velada la misma Azanasía cantando una canción alegre de su tierra, acompañada a la guitarra por Luis Otero, quien, con su paisana argentina Ana Valia, en el ecuador de la noche interpretaron dos hermosas canciones, El otro país de Teresa Parodi y Yo vengo a ofrecer mi corazón de Fito Páez, con un juego de voces encomiable. Luis con esos tonos graves que suenan como el eco del mundo; Ana es una soprano que, como la Academia, da brillo y esplendor.

Esta pareja de cantores argentinos, me recuerdan a esas otras parejas comprometidas de la misma tierra, de los años setenta, para mí míticas y, lamentablemente, de rabiosa actualidad, como son, por una parte, Olga Manzano y Manuel Picón (Los versos del capitán de Pablo Neruda, Fulgor y muerte de Joaquín Murieta o Caraballo mató un gallo) y, sobre todo, los hermanos Gambino, Claudina y Alberto, de origen granadino, con sus impagables grabaciones: Canción del amor armado (1975), Quiero decir tu nombre, libertad (1976) o Llamas (1978). Ellos fueron, que yo sepa, los primeros que vertieron a Georges Brassens al español.

* Luis Otero y Ana Valia en la foto, autoría de Beatriz Martínez.

Viernes, 09 de Marzo de 2012 10:45 volandovengo #. Día a día Hay 2 comentarios.

Ese delicioso objeto de deseo

20120310121635-solandsheba.jpg

Aunque la belleza sea efímera, me siguen gustando las estrellas fugaces y las inquietas mariposas y la llama que muere bajo otra llama. Aunque la belleza no sea completa, su propia imperfección la redondea. ¿Quién no se ha quedado prendado de una cicatriz o de un aparato dental o de una sugestiva mirada estrábica? Gustave Flaubert opinaba que la mujer bella debía tener una leve sombra de bello sobre el labio superior y Dalí escribió que la mujer elegante no tenía nariz.

El Reino de Saba era un antiguo país supuestamente localizado entre los actuales territorios de Etiopía y Yemen. Su reina, la famosa reina de Saba, llamada Makeda en la tradición etíope (Kebra Nagast) y en la islámica Bilqis o Balkis (Balkhis), aunque no en el Corán, que, como en la Biblia, no recibe nombre alguno, acudió a Israel, entre los años 1000 y 950 a.C., atraída por la gran sabiduría del rey Salomón, a quien regaló 4,5 toneladas de oro, especias y piedras preciosas. La reina quedó tan impresionada por la sabiduría de aquel rey, según el Corán y el Cantar de los cantares, que se convirtió al monoteísmo, entonando una alabanza al Dios Yahvé; el rey entonces la recompensó con la promesa de otorgarle cualquier cosa que desease.

Estando en el palacio del rey-profeta, llamado "El Templo de Salomón" en la literatura judía (hoy día solamente está en pie la "Pared Occidental", a la que los judíos denominan "El Muro de las Lamentaciones"), Salomón condujo a la reina sabana a una estancia con el suelo de cristal. Al verse tan bien reflejada, creyó que era agua y alzó su vaporosa túnica drapeada sobre sus plateados borceguíes temiendo mojarla. El rey, sin pretenderlo, no pudo evitar fijarse en los perfectos tobillos de ébano torneado recubiertos de una cantidad de bello impropio en una dama.

Posiblemente, el terciopelo tobillo sabano, fue lo que enamoró a Salomón por los siglos al igual que la nariz de Cleopatra sedujo a César o a Marco Antonio, aunque Juan Eslava Galán sostiene que fue la succión entre sus piernas, nominándola como presa de Cleopatra, la misma presa, sugiere, con la que atrapó Camila Parker a Carlos de Inglaterra.

Sábado, 10 de Marzo de 2012 12:16 volandovengo #. Algunas cosas y demás verdades Hay 4 comentarios.

Más jerezano que nunca

20120314184215-gerardo-nunez.jpg

Flamenco Viene del Sur

Ver a Gerardo Núñez es una apuesta ganada, pues pertenece a esa generación de guitarristas precisos y versátiles, surgidos tras el trío torbellino Lucía-Sanlúcar-Serranito, imprescindibles para comprender el desarrollo de la guitarra flamenca hoy día. Su técnica es bestial, tanto como su pulsión, rápida y firme, casi de vértigo, y un golpeteo envidiable en la tapa de su instrumento. Pero sobre todo flamenca, muy flamenca. Aunque se ha bañado en las aguas del jazz, se ha sumergido en la composición más redonda, ha atravesado como funambulista  el cable tenso de la lírica, pero como mejor se mueve, como mejor suena es como flamenco. De hecho, A tientos, como se llama el espectáculo, me sorprendió por la ausencia de corrientes. Tan sólo el flamenco planeaba en el teatro. O, para ser más exactos, el flamenco jerezano. Quizá fuera una exigencia o quizá un recurso cómodo, pero el abuso de la bulería fue manifiesto. Escuchamos bulerías propias y escuchamos bulerías rematando algunos temas o ilustrando los demás. De todas formas, es un abuso agradecido, aunque no tanto como el exceso de revert en algunas ocasiones o el protagonismo de la percusión de Cepillo, respetuosa por otro lado.

La sensibilidad de este tocaor ya se empieza a ver en la rondeña con la que empezó. Una rondeña que encierra una farruca y acaba por bulerías. Una constante se evidencia en este tema, que irá insistiendo en el resto del concierto, y es posiblemente la única concesión ofrecida al espíritu del jazz, que es el sonido repetido una y otra vez, como si fuera una base o una coda. Para las alegrías que vienen a continuación, Gerardo se rodea de todo su cuadro: Manuel Valencia como segunda guitarra (inexplicablemente con el volumen más bajo que el maestro); David Carpio, Esau y Joni Cortés al cante (sin fisuras); Cepillo a la caja; y Andrés Peña al baile, que no debutará hasta el próximo tema, una habanera, con el nombre de Sevilla, cercana a la guajira y rematada –cómo no- por bulerías. De las dos, tres, veces que he visto a este bailaor es la que más me ha gustado, en la que hemos hablado, él como emisor y yo como receptor, el mismo lenguaje. En esta habanera se aprecia como en ninguno la constante señalada más arriba, que el ritmo se repite como un obstinato rigore.

Un solo de cajón sirve de ecuador en la noche, que continúa con una bella pincelada de guitarra en compás de seguiriyas que se va apagando mientras se imbrican las voces de los cantaores en una rueda por tonás y martinetes. Buenísima incursión en el cante a pelo quizá superada por ellos mismos haciendo soleá por bulerías en torno a una mesa con el único acompañamiento del golpeteo de sus nudillos sobre la tabla.

El principio del final de la actuación es una soleá muy marcada que introduce la segunda guitarra, donde el bailaor adquiere protagonismo, teniendo solos memorables (aunque el tembleque del pie derecho sobre el piso en un alarde de velocidad y/o dominio, que usan algunos bailaores, nunca lo he entendido). Tanto la bulería vertiginosa que marca el final de la actuación, como el fin de fiestas y el resto del concierto, evidencian el paso atrás de Gerardo, no en el concepto, sino en las raíces.

Miércoles, 14 de Marzo de 2012 18:42 volandovengo #. Flamenco No hay comentarios. Comentar.

Una banda burbujeante

20120319102437-maui-sirenidos.jpg

Maui y los Sirenidos en Sevilla

Estando en Sevilla, tuve la oportunidad de interceptar a Maui y los Sirenidos en la Sala Malandar en plena gira de presentación de Problemología, su tercer trabajo discográfico, ya que en Granada no pude asistir. Cuando conocí a esta chica, decía en el escenario que el futuro de la música estaba en el directo y, viéndolos, resulta que así es. Como tener los discos de antes, que venían con añadidos (póster, pegatinas, etc.) y tenerlos grabados no era igual, el cedé de los Sirénidos se puede bajar de Internet, pero nos perdemos la puesta en escena.

Esta utrerana, familia de Bambino, es una verdadera showman, es decir showwoman, pues canta, baila, actúa, improvisa…, haciendo de cada uno de sus espectáculos un momento único. Rodeada por un combo exquisito (guitarra flamenca, guitarra eléctrica, piano, bajo, saxo y batería) que le sigue el juego, Maui desgrana su disco que, con un humor y una frescura tremenda, está lleno de actualidad y denuncia. Aunque la denuncia más precisa es la de ser feliz, reírse de los inconvenientes y determinar que la vida es demasiado corta para enredarse con nuevos problemas.

Maui, sin ser flamenca, tiene un poso innegable del cante y de las formas de este arte, impregnando con todo derecho sus cantes de bulerías, alegrías, tangos, rumbas o soleares, que se mezclan de continuo con jazz, bossa, guaguancó, bolero, blues, ska, gracias a la versatilidad y amplitud de miras de cada uno de los Sirénidos.

Muchos de los asistentes sabían y coreaban las letras de las canciones, algo que me llamó la atención poderosamente. Tanto como la complicidad de ese mismo público que reía y bailaba con las ocurrencias de Maui y, sobre todo, con las letras, a veces incisivas, siempre optimistas de sus canciones.

Maui empieza con un número de magia, en el que saca de una chistera una gran raspa de sardina, con la que interactuará durante todo el espectáculo, y termina con La peor canción, donde ella misma toca la guitarra y el resto de los componentes se intercambian los instrumentos, proponiendo un simpático desconcierto. Entre medias, suena cada uno de los cortes del disco. Temas como Y soy tan feliz, Contar hasta 10, Tanguillo de la sardina o Si me llamaras fueron sonando hasta recorrer todo Problemología, incluyendo algún tema extraído de sus trabajos anteriores, Flamenco Sumergido de 2005, y Un ratito más, de 2008 (Premio UFI al mejor álbum flamenco), como el impagable El reloj.

Por último quiero decir que el disco está lleno de colaboraciones. Entre otros Kiko Veneno, Diego Guerrero, Emilio Maya o Tomás de Perrate.

* Foto de su facebook.

Lunes, 19 de Marzo de 2012 10:24 volandovengo #. Día a día No hay comentarios. Comentar.

Más de treinta mil visitas

20120319234612-welcome.jpg

No sé desde cuándo tengo este contador que se ve a la derecha en forma de bola del mundo que da vueltas, donde se ilumina el punto en que alguien consulta este blog, pero no deben ser más de tres o cuatro años, a lo sumo cinco, y ya supera las treinta mil visitas, lo que me llena de real orgullo y satisfacción.

A veces entro en la página simplemente para saber desde dónde me están leyendo y cuántas personas me visitan a la vez. Es apasionante, aunque nunca me ha importado si llego demasiado lejos con mis palabras. De hecho, no me lo creo mucho. A esas treinta mil visitas he de restarle las veces que yo entro, el que entra por casualidad o equivocación o los amigos que reintentan su consulta.

No tengo muchos comentarios, si nos fijamos bien. Tampoco me preocupa, aunque la interacción con los lectores siempre es interesante.

Tengo otro contadorcillo abajo (un cuadrito azul), en el que se puede pinchar y nos orienta sobre bastantes cosas. Está puesto desde principios de 2008. Supera las 170.500 visitas. Se me escapa del entendimiento.

Visitas tan exóticas como Suriname, Palestina, Trinidad Tobago, Mongolia o las islas Feroe, lo que me dice que tiene que haber mucho hispanohablante por el mundo o mucho masoquista suelto.

Pensando que inauguré volandovengo en marzo de 2006, hace justamente media docena de años, creo que me convierto sin querer en una persona muy leída.

Seguiré así de cualquier manera sin hacerle mucho caso a las estadísticas, siempre engañosas (si entre tu y yo nos comemos un pollo, resulta que estadísticamente nos hemos comido medio pollo cada uno, aunque en realidad yo me haya comido el pollo entero).

Lunes, 19 de Marzo de 2012 23:46 volandovengo #. Algunas cosas y demás verdades Hay 12 comentarios.

De los padres del Nuevo Flamenco

20120321095401-sorderita.jpg

Patrimonio Flamenco

No me avergüenzo de decirlo, llegué al flamenco bien tarde y por la puerta de atrás. Tendría 16 o 17 años cuando me asomé a este arte de mano de la fusión. No he sido como los precoces niños de mi alrededor que han mamado el flamenco, bien porque sus padres se dedican a ello o son aficionados, bien porque han nacido en un ambiente o en un barrio donde se escuchaba/respiraba flamenco.

Muy alejado de estos ambientes, el impúber Jorgito, escuchaba de toda la música que tuviera un punto de calidad o, eso creía, porque algún esquirol se coló entre mis filas de adeptos.

Es decir, descubrí el flamenco a través del rock, del jazz, de lo árabe e incluso de la música clásica. Grupos como Triana, Medina Azahara, Alameda, Chick Corea o Billy de Ville, me abrieron las puertas a un quejío muy nuestro, a un sonido ancestral que, sin saberlo, siempre lo he llevado dentro.

Del universo de los hermanos Amador y de los Carmona aterricé sin billete de vuelta en Paco de Lucía y en Camarón y, de estos, en Enrique Morente y Carmen Linares, hasta llegar a comulgar con los hermanos Pavón y con Chacón y Cobitos.

Enganchado al Nuevo Flamenco, uno de mis grupos de cabecera era sin duda Ketama en su primera formación, que contaba, además de los Habichuela, con el triste desaparecido Ray Heredia y José Soto ‘Sorderita’. Pues bien, a este icono de juventud fui a ver el sábado a La Chumbera.

El joven Sordera ya no es tan joven, pero sigue rezumando frescura y creatividad. Sus facultades no son las mismas, pero su sensibilidad es exquisita.

Por ‘exigencias del guión’, tuvo una primera parte ortodoxa, donde buscaba la raíz jerezana de sus ancestros. Delgado y alternativo, hijo del Madrid de los ochenta, Sorderita aparece en solitario acercándose a la fragua. Es martinete y debla, sin gran floritura, pero con mucho gusto. Para la soleá por bulerías, que va de lo tradicional a lo nuevo con su mítica banda (de Jerez a Granada, diría), se hace acompañar de Rafael Santiago ‘Habichuela’, a la guitarra, y de su hijo, el versátil y efectivo Benjamín Santiago ‘El Moreno’, a la percusión, a los que trata como hermanos y maestros.

En solitario, acompañándose él mismo con la guitarra, reconociendo así un poco más si cabe al Sorderita de siempre, propone alegrías de estribillo hilado, para continuar por Huelva, llamando, para que le arropen con la caja, a El Moreno y a José Antonio Carmona (que también hará las veces de segunda guitarra). Fandangos en los que se acuerda del Gloria.

A partir de aquí empieza a nadar en sus aguas, manifestando que ya ha cumplido con la ‘pureza’. Pero la pureza es la verdad de cada artista. Y José Soto está lleno de verdad y grandeza.

Se acerca a la bossa con Las alas me pesan y al jazz, con un buen swing por bulerías, con Flores blancas. Dos bellas composiciones, y más bella interpretación, que dan paso a los tangos Todo tu ser, compuestos por Manuel Lomo, y terminar por bulerías donde, en un viaje de ida y vuelta, versiona los cantes que hacía el viejo Sordera.

Miércoles, 21 de Marzo de 2012 09:54 volandovengo #. Flamenco Hay 3 comentarios.

Una noche redonda

20120322122911-pacocortes-soniamiranda-1024x612.jpg

Después del artículo anterior, es decir, después de ver a Sorderita en La Chumbera, dirigí mis pasos a La Platería que prometía calidad. No me equivoqué. Sonia Miranda es una cantaora sevillana afincada en Almería sobrada de facultades y generosidad. Le acompañaba a la guitarra un preciso Paco Cortés, tocaor granadino de acompañamiento que arropa como pocos. Respetuoso con el cantaor y exacto e sus incursiones, arranca sinceros aplausos de admiración.

Sonia, homenajeando la tierra que la acoge, se templa por granaínas, en las que arriesga y eleva su mismo listón. Continúa por tientos tangos, con su poquito por Granada, en los que también se acuerda de Morente y su maravilloso Lenguaje de las flores. El soniquete por tangos del guitarrista granadino  es de matrícula de honor. Para las agradecidas marianas aporta letras originales. Esta primera parte termina por malagueñas. La única objeción acaso es la repetición rítmica. Las marianas no pueden seguir a los tangos, que son primos hermanos, y, si ha empezado por granaínas, no abordes malagueñas, que adquieren un mismo tratamiento fandangueril, puesto que en un principio se consideraban las dos cantes de levante.

La segunda parte será más rica. De las farrucas pasa a las cantiñas y de éstas a la seguiriya. Termina por bulerías.

* Sonia Miranda y Paco Cortés en la peña del Taranto de Almería, en mayo de 2011.

Jueves, 22 de Marzo de 2012 12:29 volandovengo #. Flamenco No hay comentarios. Comentar.

Polifonía flamenca

20120323114053-convivencias-rocio-marquez-laura-vital-nino-de-elche-manolo-franco.jpg

Convivencias es el espectáculo que pudimos ver el lunes en el teatro Alhambra. Convivencias es el flamenco en otra dimensión. La guitarra serena, magistral y añeja del sevillano Manolo Franco sirve de colchón y trampolín a las voces frescas y magistrales de la gaditana Laura Vital, del Niño de Elche y de la onubense Rocío Márquez. Con voces dispares, coinciden en armonía y afinación. Conociéndose, cada cual explota sus facultades. Potente, Laura Vital, se especializa en los cantes de su Cádiz natal y en otras formas rítmicas. El Niño de Elche se entrega a los estilos más añejos, a la raíz del cante. Rocío Márquez borda de formas más melódicas, al balanceo musical del flamenco abierto. Aunque todos son versátiles sin discusión y todos, como base de la obra, se solapan y entrelazan sus voces como si de un concierto polifónico se tratara.

Bonito es la palabra que puede adjetivar ese encuentro. Bonito y de eficaz calidad, aunque la perfección en algún momento pueda parecer fría, al igual que el paseo por el patio de butacas, con la idea de convivir con el público, resulta en conjunto desangelada. Las voces de calidad se suceden, se imbrican o se funden introduciéndonos en un mundo lírico sin olvidar los ancestros de pellizco y de verdad.

Un escenario en penumbra nos muestra a los actuantes en fila entonando una seguiriya que, en contra de lo ortodoxo, comienza por el macho final y culmina por el principio, teniendo en su medio un poquito de capela. Los tangos suben y bajan. Son ricos en sus propuestas, para dar paso a la hermosa granaína que arpegia Manolo Franco en solitario.

Un discurso sobre el espíritu del flamenco, donde se alternan voces y cantos, dimensiona la obra hacia un nuevo plano que intenta ser pedagógico, pero me temo que más bien abunda en un proselitismo de izquierdas y un flamenco ya caduco, extemporáneo allá por donde se mire. Entre este alegato se escuchará, con letras comprometidas, levante (con el poema Estaban tan hechos a perder del poeta Antonio Orihuela), fandangos de Macandé, milongas, cantes de labor, tientos y guajiras.

La malagueña, que sirve de preámbulo a un nuevo solo del guitarrista sevillano por soleares, es un gran ejemplo de esa polifonía a la que aludo. Emocionante, precisa, estremecida, tanto en su base como en su abandolao.

Un incómodo momento de silencio nos devuelve la voz desde el patio de butacas. Es cuando los artistas se acercan al respetable y, en cierta forma, se ponen a su nivel, imbricando de nuevo sus voces en un ejercicio de maestría y buen gusto.

Termina la obra por bulerías, que son largas en su propuesta y lenguaje, como largas son las cantiñas, que a modo de bis programado, redondean la entrega. Cantiñas que se enriquecen con estilos tan infrecuentes como son las rosas, las alegrías de Córdoba o los caracoles, con un estribillo final en forma de coda a tres voces, que hacen del cante un canto para ser felizmente coreado.

Viernes, 23 de Marzo de 2012 11:40 volandovengo #. Flamenco Hay 2 comentarios.

Sólo él podía

20120326172234-juan-pinilla.jpg

Juan Pinilla es un flamenco comprometido y versátil, conocedor de los estilos y con un importante poso cultural. Cuando el autor Antonio José López editó las coplas que había compilado Gerald Brenan se preguntó qué flamenco podría ponerle voz, puesto que entendía que una colección de letrillas impresas quedaría incompleta si no se cantaba.

La respuesta fue tan rápida como acertada. El único flamenco joven de Granada y posiblemente del panorama flamenco actual de llevar a cabo tal empresa era Juan Pinilla. De ese pensamiento y propuesta, nació el tercer disco de este cantaor de Huétor Tájar. Dicho trabajo discográfico, La copla y Gerald Brenan, fue presentado en el Teatro Alhambra, el pasado martes, día 20, con un lleno absoluto, que respondía al poder de convocatoria de este artista.

Tras unas palabras explicativas de la hija del escritor, la presentación corrió a cargo del entendido Antonio Lastra que, pasándose demasiados minutos más de lo deseado, desmenuzó la vida y obra del cantaor, aparte de exponer algunas teorías sobre los orígenes del flamenco.

El primer invitado fue el jovencísimo tocaor Álvaro Pérez ‘El Martinete’ que, con sensibilidad y flamencura, como nos tiene acostumbrados, acompañó a Pinilla con una media granaína y después una malagueña con abandolaos. Seguidamente nos fuimos al extremo opuesto, el veterano guitarrista y guitarrero Francisco Manuel Díaz arropó en unos cantes de levante muy agradecidos, en una seguiriya y en unos fandangos con mucho gusto que cantó el padre del protagonista, del mismo nombre (empeño personal de éste), en los que se acordó de Cepero, del Sevillano o de Vallejo.

De Almería, el guitarrista David Caro, con una trayectoria intachable, a pesar de su juventud, se incorporó para el resto de la velada, junto al percusionista Javier Rabadán, ambos creadores de gran parte de las melodías del disco. Con estos colaboradores, Pinilla expuso bulerías y, apoyado por el cante y el compás de Iván Centenillo, tangos, con un interesante juego de voces.

Juan tiene sus incondicionales que reconocen la valentía en sus formas, su trabajo y su poder comunicativo, a veces demasiado individualista. Donde rompió sin embargo fue en el popular Anda jaleo por bulerías y en un simpático Ay, Carmela por rumbas.

La noche acabó con nuevas bulerías con hermoso estribillo coreado.

* Foto IDEAL©.

Lunes, 26 de Marzo de 2012 17:22 volandovengo #. Flamenco No hay comentarios. Comentar.

Lectura en la biblioteca

20120328183607-diptico-jorge-1-copia.jpg

Como sabéis, el sábado pasado, 24 de marzo, tuve una lectura en la Biblioteca de Andalucía con parte de mi obra breve. Conté para la ocasión con tres excelentes colaboradores que leyeron mis propuestas y una cantaora, con su guitarrista, que interpretaron una soleá que les había escrito.

Estos invitados fueron Jesús Herrera, actor y cómico, que vino de Almería expresamente para leer mis cuentos y alguna letrilla de flamenco; Miryam Martín, venida en iguales condiciones desde el norte de Extremadura, que quiso leer mis poemas y una docena de haiku; Alberta Gallego, asturiana, nacida en León, pero afincada en Granada desde hace años, adelantó parte de mi novela que, si sigo por buen camino, está próxima a su fin.

La cantaora Alexandra Ortiz, arropada por la guitarra sabia de Rafael Fajardo, hizo, como anticipo, una soleá larga, asomándose a Alcalá, Cádiz, Los Puertos y Triana.

A los cinco les estoy rosendamente agradecido.

Juan Carlos Friebe (de quien me hallo permanentemente en deuda), como gran coordinador de estos matinales Encuentros en la Biblioteca, organizados por la Cátedra García Lorca, en colaboración con la Biblioteca de Andalucía y la Biblioteca Provincial de Granada, hizo una presentación más que elogiosa, quizá desmedida, de mi persona. Después se fue desarrollando el acto que, posiblemente, se alargó más de lo deseado.

Yo simplemente me limité a presentar mi obra y darle pie a los lectores/actores para que la desarrollaran. En próximas entregas puede que vaya desgranando algo más del acto en sí. Ahora permitidme que os deje la Soleá para Alexandra que llegó a emocionarme:

Soñaba que me querías.
Me despierto y no es verdad.
Que a mí quien bien me quiere
tan sólo es la soleá.

Me cuesta la salud
cuanto yo más te quiero
menos me quieres tú.

Mejor que ahora te vayas
y me dejes con mi pena,
lo que no puedo aguantar
es una penita nueva.

No quiero recomponer
mi corazón destrozao’
soy dueña del sin querer
por los palos que me han dao’.

Cuando me diste esta pena,
tú me diste una alegría,
porque mi pena de siempre
con esta ya se me olvía’.

Llevan los celos,
llevan los celos
mi desconsuelo.

Miércoles, 28 de Marzo de 2012 18:37 volandovengo #. Día a día Hay 1 comentario.

Palabra de bailaora

20120329114215-mercedes-ruiz.jpg

Flamenco Viene del Sur

Una fiesta se monta con uno que canta, otro que toca y otro que baila. Nada más. El lunes, 26 de marzo, hubo una verdadera fiesta en el teatro Alhambra. Desde Jerez, Mercedes Ruiz, con dos acompañantes de excepción, el cante de David Lagos y la guitarra de Santiago Lara, nos trajo un discurso sobre su nueva forma de entender el baile. Un flamenco reposado y completo; intimista y generoso; un diálogo a tres bandas; un protagonismo compartido; una discreta elegancia; una vindicación de su tierra tan sutil como evidente, tan variada como machacona.

Como no podía ser menos, comienza la actuación por bulerías (Palabra de Jerez), que apunta un David Lagos especialmente sembrado con el Procuro olvidarte de Manuel Alejandro, y termina acelerando la guitarra y marcando los tiempos, escorándose definitivamente hacia Jerez. La dinámica es esencial en esa propuesta llena de contenido, aunque tan minimalista que a veces puede parecer fría, simplemente por no llegar a despuntar.

La guitarra se queda sola y propone peteneras, que Mercedes baila con palillos en las manos, con bata blanca y mantón a juego. Remata por bulerías, interactuando con el cantaor y mostrando una estampa de Cisne blanco. El Cisne negro, a continuación, serán unas seguiriyas introducidas por tonás y culminadas con apoteósica cabal, donde Lagos da pie a la bailaora para lucir sus engarces y torsiones agradecidos en un palmito esbelto y flexible envuelto en bata negra de cola, dramática para la ocasión. La pincelada de castañuelas dimensiona percutidamente unos pies que descansan para dar protagonismo al resto del cuerpo.

El abuso de la bulería y duración de los temas es evidente hasta que, con La voz del pueblo, pregones y caracoles, y Mercedes vestida de pantalón y chaquetilla corta, saca lo mejor que tiene dentro. Empieza a bailarle al cante, que es de lo que se trata. Con gracia y delicadeza va recorriendo la escena venciendo y convenciendo en una noche que ya es definitiva. La sal gaditana que comento se remata con unas instantáneas donde los actuantes posan sobre una silla después de varios fundidos en negro.

Como programado fin de fiestas, con arte y supina delicadeza, la jerezana aborda una media granaína (Palabra de flamencos) que sirvió de broche de lujo a ese Baile de palabra que elevó el nivel del festival varios enteros.

* Foto flamenco-world.com©.

Jueves, 29 de Marzo de 2012 11:42 volandovengo #. Flamenco No hay comentarios. Comentar.

Dímelo siempre

20120331113915-sergio-gomez-colorao.jpg

Flamenco siglo XXI

Debido al empeño, siempre loable, de la Diputación de alentar y promocionar el flamenco joven de nuestra provincia desde su plataforma Granada Portal Flamenco y dentro del ciclo Flamenco 3.0, el miércoles pudimos asistir en el Palacio de los Condes de Gabia al recital que ofreció Sergio Gómez ‘Colorao’, celebrando a su vez los veinte años de carrera, a pesar de su juventud, y el lanzamiento próximo de su primer trabajo en solitario. Igualmente, nos anunció desde el escenario su pronta paternidad (otro motivo de celebración).

Sergio es un flamenco imprescindible en el panorama joven granadino, quizás el cantaor más en forma y el más personal de su generación. Su voz laina, afinada y de precisa modulación hace su discurso más que agradable. Su trayectoria le ha enseñado a adaptar los estilos a sus melismas y no al revés, haciendo un producto nuevo y delicado.

Con su guitarrista habitual, Rubén Campos, crean y recrean una serie de cantes que, quien es buen aficionado, no tiene más que elogiar. Sergio más enraizado, Rubén más vanguardista. Entre los dos forman un tándem que despunta sin discusión. Lástima la falta de oportunidades. Lástima la falta de consideración de los que sobreponen la potencia convencional al buen gusto exclusivo.

Le acompañan también este día José Cortes ‘Pirata’, como segunda guitarra, José Antonio Carmona, en la percusión e Irene Molina y Mikey Gómez, en los coros y las palmas. Un cuadro agradable para un flamenco fresco.

No obstante, en la primera parte del concierto reinó el derecho de la ortodoxia. El Colorao entra por martinetes, que sirven para templar al mismo tiempo que demuestran la calidad de la voz de un artista que no le hace falta gritar para alcanzar los más altos tonos (cualidad escasísima en los cantaores de ahora). Continúa, ya con todo su equipo, con unas bulerías de su padre, Antonio Gómez, en sus primeras grabaciones.

El momento más intenso de la velada, para mí, vino por Málaga, donde se acordó de Chacón en las malagueñas, y remató generosamente por rondeñas, fandangos lucentinos y ese jabegote que cantara Paquillo el del Gas con tanto arte. Las alegrías, con sus estribillos a coro, fueron un ejemplo de belleza. Y los cantes de levante, en los que le acompaño su hermano José Gómez, a la guitarra, encerraban la sabiduría de quien sabe lo que hace.

Otra vez con todos sus compañeros en el escenario, quiso participarnos con unos ejemplos del disco que, después de cinco años, ya está a punto de salir del horno. Los tangos Dímelo otra vez le dan nombre a esta obra y la bulería coral redunda en un trabajo que se me antoja bastante festero. Habrá que esperar a su nacimiento.

Para el fin de fiestas por bulerías, como es menester, cogió el micro su padre, ejemplo de conocimiento y de compás, asiéndolo después por turnos Irene, Mikey y el mismo Sergio. Fiesta que acompañaron algunos de los actuantes con alegres pataíllas que, sinceramente, se podrían haber ahorrado.

Poco público sin embargo asistió a ese recital, y eso que era gratuito. Me consta que en Granada hay muchos aficionados y peñistas que se quejan de la poca oferta y que sin embargo cuando el flamenco le es asequible se quedan en sus casas quizá viendo el fútbol que siempre abunda.

* Sergio, junto a ’El Pirata’, tomada de su facebook.

Sábado, 31 de Marzo de 2012 11:39 volandovengo #. Flamenco Hay 5 comentarios.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris